Una vez ha pasado la sorpresa inicial al enterarse de que hoy en día se tiene acceso a la impresión 3D y que esta tecnología que en principio parece sacada de una novela de ciencia ficción, ya está disponible para todos, la pregunta natural es "¿y a mí de qué me sirve eso?". Acá tratamos de darle las tres respuestas más comunes a esta pregunta.

1. Impresión de diseños adaptados

¿Alguna vez ha deseado personalizar uno de sus objetos personales? Por ejemplo, ¿le gustaría su nombre grabado en la carcasa de su celular? ¿Quiere hacer galletas de la serie Game of Thrones de HBO para el inicio de la nueva temporada? ¿Quiere una base para su tablet un poco más grande y de un color vistoso? Todo esto se puede lograr con la impresión 3D. En internet encuentra diversos sitios desde los cuales puede descargar de manera gratuita archivos de diseño listos para ser impresos, pero que además son editables: puede cambiar el tamaño, las proporciones y agregar o quitar elementos. En el momento de imprimir usted elige color y material. Las posibilidades que le ofrece esto son tantas que cualquier objeto que imprima será verdaderamente único.

¿Dónde conseguir los diseños?

Existen muchas páginas de modelos 3D, pero nuestra sugerencia es que comience aquí: http://www.thingiverse.com/

2. Prototipos

Quizás su cabeza esté llena de ideas que podrían llegar a ser grandes inventos, pero si usted es como yo tal vez no sea tan sencillo plasmarlas en el papel o explicarle a alguien más lo que está pensando. Si prefiere el diseño asistido por computador, la impresión 3D es una herramienta que le permitirá reducir drásticamente el tiempo de desarrollo. Usted lo imagina, lo dibuja en el computador y una hora más tarde ya está listo para ser probado. Al tenerlo en sus manos es más fácil decir si es lo que está buscando y si necesita hacer modificaciones. A las dos horas de haber iniciado ya tiene su segundo prototipo... Crear nuevos aparatos nunca había sido tan fácil.

¿Cómo diseñar?

Si usted tiene AutoCAD u otro programa de diseño 3D es muy probable que su software cuenta con la capacidad de generar archivos STL (formato de impresión).

Si hasta ahora está comenzando, le recomendamos que utilice la herramienta en línea TinkerCAD, es gratuita, rápida y muy fácil de usar.

3. Repuestos

Quizás esta es la manera más subvalorada de uso de una impresora 3D y esto se debe a que como no es una tecnología tan popular no se nos había ocurrido que se podía utilizar con este propósito. Si tenemos en cuenta que los usos del plástico son prácticamente ilimitados, es probable que en alguna ocasión haya visto que una pieza se ha roto o deformado al punto de averiar la máquina de la cual hacía parte. Probablemente también haya sido un repuesto imposible de conseguir y por lo tanto se haya visto en la necesidad de comprar una máquina nueva o de mandar a hacer el repuesto "mecanizado". Ambas alternativas conllevan grandes costos que usted podrá evitar de ahora en adelante: simplemente haga el diseño y escoja el material de impresión de acuerdo a sus necesidades (rigidez, rango de temperaturas, etc.).